MASAJE SUECO LEÓN

masaje Sueco en León

“El masaje sueco está destinado a suprimir las tensiones y a reafirmar músculos y articulaciones. Su efecto tonificante y relajante favorece la circulación sanguínea y linfática y la supresión de toxinas ayudando al cuerpo a reencontrar su equilibrio natural.” 

  • Evita desplazamientos y esperas innecesarias sin coste adicional
  • Nos adaptamos a tu agenda y horario, no tu a los nuestros
  • Servicio de fisioterapia profesional con personal altamente cualificado
  • Atención personalizada, sin número mínimo de sesiones

Entorno de una sesión de Masaje Sueco

En una sesión de masaje sueco acostumbran a emplearse aceites aromatizados o bien alguna crema

El masaje sueco puede ser lento y suave, o bien robusto y tonificante, en función de qué estilo practique el masajista y de los objetivos que se persigan: no es exactamente lo mismo apreciar sencillamente relajarse que actuar sobre una contractura, por poner un ejemplo.

Antes de aplicar un tratamiento de masoterapia, el masajista te va a preguntar, en verdad, sobre tu estado general de salud y por qué razón estás allí: qué te duele, si padeces alguna alergia o bien enfermedad, embarazo, etc..

Se trata de una primera toma de contacto que asimismo sirve para apuntarle tus preferencias sobre la presión de los movimientos o bien sobre qué zona deseas que insista más. Los masajes más demandados son los de espalda y cuello.

 

Metodología Masaje Sueco en León

La técnica del masaje sueco aunque la técnica se ha ido puliendo, la base incluye exactamente los mismos movimientos que inventó el doctor Pehr Henrik Ling y que se deben ejecutar en un determinado orden, sin levantar las manos y con exactamente el mismo ritmo.

El masaje sueco empieza con unos deslizamientos sedantes, para relajar, o bien por una fricción, para hacer que el cuerpo entre en calor.

Entonces viene una maniobra en sentido centrípeto (cara el corazón) a fin de que la fluya la sangre y se renueve con la meta de fortalecer y alimentar los músculos del cuerpo.

La sesión se puede llenar con presiones, vibraciones o bien cacheteos y al final se aplican nuevos movimientos relajantes.

Si bien no se tiene por qué razón continuar este orden, en general se empieza tumbado bocabajo y la primera zona que se trabaja es la espalda. Después la parte posterior de cada pierna. Ahora, hay que darse la vuelta para masajear la parte delantera de las piernas, los brazos y para finalizar el cuello y los hombros.

Por lo general, una sesión dura entre cuarenta y cinco y cincuenta minutos, si bien se puede extender hasta los setenta y cinco-noventa minutos si deseamos algo más profundo.

 “Nuestro cuerpo tiene la capacidad de trasmitirnos su necesidades y/o enfermedades, tan solo debemos escucharle. Dedícale un rato día tras día, no solo para embellecerlo, sino más bien asimismo para cuidarlo y prevenir que padezca daños por no prestarle la atención que se merece.”

Masaje Sueco en León a domicilio

Nombre (*)

Teléfono (*)

Email (*)

¿Qué tratamiento necesitas? (requerido)

Mensaje