FRACTURA DE BENNETT EN LEÓN

fractura de Bennett en León
La Fractura de Bennet no es una fractura muy usual y el resultado de su tratamiento no siempre y en toda circunstancia es alentador, en tanto que su primordial complicación es la rigidez, si bien asimismo se pueden presentar otras: consolidación viciosa, adherencias tendinosas, infecciones, pseudoartrosis, etcétera, que pueden producir una restricción funcional fundamental.

Los movimientos más esenciales del pulgar se efectúan en la articulación trapeciometacarpiana, sitio donde se sitúa esta lesión que es muy inestable por ser intraarticular, por eso las reducciones imperfectas de estas lesiones inhabilitan en buena medida por dolor y complejidad para efectuar la pinza digital.

La Fractura-Dislocación de Bennett, es una lesión difícil y muy inestable que está dada por un trazo oblicuo en la base del primer metacarpiano que divide a este hueso en 2 fragmentos:

  1. Uno pequeño, cuneiforme (triangular), intraarticular y anterointerno, que continúa en su sitio anatómico por estar firmemente unido al trapecio por el tendón oblicuo palmar.
  2. El otro fragmento corresponde al resto del metacarpiano y se desplaza cara atrás, arriba y afuera por acción de los músculos extensores y del abductor largo del pulgar.

Causas principales de la Fractura de Bennett

Cuando se pretende dar un golpe con el puño, de manera que la totalidad de la fuerza incide en el pulgar doblado, en vez de en el puño, en consecuencia se transmite la energía a lo largo del primer metacarpiano, o bien a consecuencia de una caída sobre el borde radial de la mano, lo que fuerza el pulgar en aducción.

Acostumbra a presentarse tras accidentes de tráfico (sobre todo frontales), en ciertos atletas (corredores, cuando abrazan el manillar) a consecuencia de un politraumatismo, en los dos casos a consecuencia de un golpe o bien caída.

La Fractura de Bennett se da en mayor grado en pacientes varones, de entre quince y cuarenta y cinco años de edad y en un porcentaje muy elevado la mano más perjudicada es la derecha, con dolor intensísimo, impotencia funcional, y edema en la zona, a lo que se añade la deformación de la raíz del dedo producida por el desplazamiento y la angulación que resultan de la tracción muscular.

Diagnóstico para la Fractura de Bennett

Para el estudio de la Fractura de Bennet (para cualquier fractura de metacarpianos) se deben incluir las proyecciones de frente, perfil y oblicua.

Tratamiento para la Fractura de Bennett

Las fracturas de la base de los metacarpianos son generalmente tratadas de forma conservadora, mas la Fractura de Bennett es una salvedad a esta regla en tanto que la reducción acostumbra a ser inestable, pues la conformación en silla de montar de la superficie articular del trapecio hace que el metacarpiano se vuelva a mover al faltarle el soporte que da el fragmento cuneiforme.

El espacio que queda entre los fragmentos es llenado por un callo y esto trae una serie de perturbaciones estructurales que tienen como resultado una zona de inestable que podría ser lesionada de nuevo con sencillez y, por otro lado, la deformidad permanente de la articulación conduce a osteoartrosis.

Existen diferentes técnicas para tratar la fractura de Bennett:

  • Reducción cerrada traccionando el pulgar

Siguiendo el eje del radio, para reducir la dislocación, al unísono que se presiona sobre la base del metacarpiano que acostumbra a levantarse como tecla, entonces se pone un yeso antebraquiopalmar incluyendo la primera falange del pulgar y se modela a nivel de la base. Tras la reducción se procede a la fijación percutánea, intraarticular o bien extraarticular, con alambres de Kirschner y después al enyesado.

  • Reducción abierta a través de cirugía y fijación con alambres de kirschner o bien tornillos de pequeño fragmento.

Con esta técnica el paciente puede movilizar la mano si la reducción es estable logrando una reducción anatómica con una visión de la lesión. Por otro lado se pueden arreglar los tendones lesionados para eludir de esta forma futuros cuadros de inestabilidad y dolor.

  • Reducción a través de osteosíntesis

Ligerísimamente invasiva con tornillos canulados de tres mm. después de una reducción cerrada y estabilizada con alambres de Kirschner,

Para la elección de la técnica a usar se deben examinar múltiples factores como ser los recursos libres en el medio, la edad y ocupación del enfermo, como el tiempo que le va a llevar regresar a sus actividades.

Es precisamente por esto que semeja bastante difícil normalizar una técnica como la indicada, puesto que esto puede cambiar para cada paciente particularmente.

No obstante, si se dispone de los medios precisos, la osteosíntesis ligerísimamente invasiva con tornillos canulados pareciese ser la técnica más indicada para el tratamiento de esta fractura.

Tratamiento Ortésico

Da estabilidad para lesiones en la base del pulgar en la articulación CMC, como Fracturas de Bennett o de fracturas de Rolando, para estabilizar una articulación dolorosa CMC.

Resultad de utilidad para navicular confirmados o bien sospechosos (escafoides) fracturas, y por lesiones o bien artritis que afectan a los trapecios o bien trapezoidales huesos de la muñeca.

Desarrollado para otorgar estabilización en el dedo pulgar, en la metacarpofalángica (MCF), la primera carpometacarpiana (CMC) conjunta, articulación de la muñeca, radio distal y el cúbito distal.

Útil para todas y cada una de las lesiones en el pulgar, como las fracturas del complejo de Bennett o bien Rolando, sospechosos o bien confirmados fracturas de escafoides, y de otras lesiones óseas del carpo.

Recomendable para las fracturas de radio distal y / o bien cúbito distal, fracturas de Colles, Salter-Harris muñeca pediátrica y lesiones del antebrazo.

Fractura de Bennett en León

Nombre (*)

Teléfono (*)

Email (*)

¿Qué tratamiento necesitas? (requerido)

Mensaje