ARTROSIS DE RODILLA EN LEÓN

artrosis de rodilla en León
La Artrosis de Rodilla es una enfermedad crónica que afecta a las articulaciones inferiores. Generalmente, está localizada en las rodillas, la cadera o bien la columna vertebral.

La artrosis provoca dolor, inflamación y también impide que se puedan efectuar con normalidad ciertos movimientos tan rutinarios como cerrar la mano, subir escaleras o bien pasear.

La Artrosis de Rodilla es el tipo más usual de artrosis. En verdad, en España la padecen un diez por ciento de los españoles. Se puede distinguir entre 2 géneros de artrosis de rodilla:

Artrosis de rodilla primaria: está muy relacionada con el envejecimiento y con la genética, y va ligada al desgaste de las distintas partes que forman la rodilla (los huesos la membrana sinovial y el cartílago).

Artrosis de rodilla secundaria: se acostumbra a generar por una lesión anterior, como pueden ser una fractura o bien una lesión de tendones. Acostumbra a afectar a atletas y a personas obesas, puesto que el sobreesfuerzo que demandan a sus rodillas es elevado.

En un caso así la enfermedad afecta a las partes interna y/o frontal de la rodilla provocando dolor cuando se efectúa un esmero. A consecuencia de este dolor y por la evolución degenerante de la enfermedad el paciente puede tener cojera si la enfermedad avanza a un estadio avanzado.

En este género de artrosis el movimiento de la articulación acostumbra a ocasionar chasquidos

La artrosis provoca el deterioro del cartílago articular provocando que los huesos se vayan gastando y aparezca el dolor. Conforme el cartílago va desapareciendo, el hueso reacciona y medra por los lados (osteofitos) generando la deformación de la articulación.

La artrosis es la enfermedad articular más usual en España, conforme los datos de la Sociedad De España de Reumatología, que estima que más de siete millones de españoles mayores de veinte años tienen artrosis de rodilla, mano o bien columna.

Además de esto, esta enfermedad es más usual en mujeres, un cincuenta y dos por ciento, frente al veintinueve por ciento en los hombres.

“Desde el punto de vista radiológico, el segmento de población entre los cincuenta y sesenta y cuatro años presenta un setenta por ciento de artrosis en las manos, un cuarenta por ciento en los pies, un diez por ciento en las rodillas y un tres por ciento en las caderas”, apuntan.

Además de esto, conforme la OMS, cerca del veintiocho por ciento de la población mundial mayor de sesenta años presenta artrosis y el ochenta por ciento de esta tiene restricciones en sus movimientos.

El incremento de la esperanza de vida y el envejecimiento de la población van a hacer que la artrosis se transforme en la cuarta causa de discapacidad en el año dos mil veinte.

Causas principales de la Artrosis de Rodilla

Hoy no se conocen con precisión las causas que generan la artrosis, mas hay algunos factores de peligro asociados a su aparición:

  • Edad: aumenta de forma exponencial desde los cincuenta años.
  • Sexo: mujeres mayores de 50 años.
  • Genética: puede ser asimismo una enfermedad hereditaria. 
  • Actividad laboral: la reiteración de los movimientos articulares puede llevar, en un largo plazo, a la sobrecarga articular. 
  • Actividad física elevada: los atletas de élite tienen mayor peligro de desarrollar la enfermedad.
  • Menopausia: los niveles bajos de estrógenos que se generan con la llegada de la menopausia es uno de los factores de peligro para su desarrollo.
  • Obesidad: no semeja participar en el desarrollo de artrosis, mas sí que puede agudizarla en ciertas articulaciones como las rodillas.
  • Traumatismos: fracturas y lesiones pueden ser un factor desencadenante.

La Artrosis de Rodilla es el tipo más usual de artrosis. En verdad, en España la padecen un diez por ciento de los españoles. Se puede distinguir entre 2 géneros de artrosis de rodilla:

  • Artrosis de rodilla primaria: está muy relacionada con el envejecimiento y con la genética, y va ligada al desgaste de las distintas partes que forman la rodilla (los huesos la membrana sinovial y el cartílago).
  • Artrosis de rodilla secundaria: se acostumbra a generar por una lesión anterior, como pueden ser una fractura o bien una lesión de tendones. Acostumbra a afectar a atletas y a personas obesas, puesto que el sobreesfuerzo que demandan a sus rodillas es elevado.

    En un caso así la enfermedad afecta a las partes interna y/o frontal de la rodilla provocando dolor cuando se efectúa un esmero. A consecuencia de este dolor y por la evolución degenerante de la enfermedad el paciente puede tener cojera si la enfermedad avanza a un estadio avanzado. En este género de artrosis el movimiento de la articulación acostumbra a ocasionar chasquidos.

Síntomas frecuentes de Artrosis de Rodilla

La Artrosis de Rodilla provoca el deterioro del cartílago articular provocando que los huesos se vayan gastando y aparezca el dolor. Conforme el cartílago va desapareciendo, el hueso reacciona y medra por los lados (osteofitos) generando la deformación de la articulación.

Las manifestaciones de la artrosis son variadísimas, progresivas y aparecen dilatadas en el tiempo

Los síntomas más usuales son el dolor articular, la restricción de los movimientos, los crujidos y, en ciertas ocasiones, el derrame articular. Además de esto, ciertas personas pueden presentar rigidez y deformidad articular.

El síntoma que más preocupa a las personas con artrosis es el dolor. En un primer estadio, este se desencadena cuando se mueve o bien se efectúa un esmero con la articulación.

Este dolor acostumbra a cesar con el reposo. Más tarde, el empeoramiento de la artrosis va a hacer que el dolor aparezca tanto con el movimiento, como con el reposo.

Uno de los puntos buenos del dolor artrósico es que no siempre y en todo momento es incesante, con lo que los pacientes pueden estar a lo largo de largos periodos de tiempo sin sufrir dolor, lo que no quiere decir que la artrosis no prosiga su evolución.

Diagnóstico para Artrosis de Rodilla

Conforme explican desde la Sociedad De España de Reumatología (SER), el diagnóstico de la Artrosis de Rodilla se efectúa a través de una entrevista clínica.

Hay algunas pruebas que asisten al especialista a llenar el estudio. A través de una radiografía el médico puede distinguir los osteofitos, el pinzamiento del cartílago, las geodas subcondrales y la minoración asimétrica del espacio articular, síntomas claros de la artrosis.

Otras pruebas que se pueden emplear en casos inusuales son la TC y la resonancia imantada cuando el médico tenga dudas sobre el origen del proceso o bien esté estudiando de forma complementaria otros inconvenientes, como una extrusión discal en una espondiloartrosis o bien la ruptura meniscal en una gonartrosis.

Finalmente, la ecografía de alta resolución se ha incorporado como una herramienta diagnóstica muy eficiente pues revela las partes blandas que rodean la articulación, como si hay inflamación o bien lesión en alguna de ellas y distinguir si el perfil del hueso se altera.

Tratamiento para Artrosis de Rodilla

El objetivo principal del tratamiento en la Artrosis de Rodilla es progresar el dolor y la incapacidad funcional sin provocar efectos secundarios.

Para lograrlo, desde la SER insisten en que el paso inicial que deben dar los especialistas es instruir a los pacientes a eludir todo cuanto contribuye a lesionar las articulaciones como el sobrepeso, los movimientos repetitivos, actitudes inapropiadas en el trabajo, el calzado, los útiles de cocina, el moblaje, etcétera.

Finalmente, desde la SER apuntan que el reumatólogo va a decidir el tratamiento farmacológico conveniente para cada caso:

  • Antiinflamatorios y/o calmantes

En la fase más aguda, el dolor aumenta mucho a raíz de la inflamación de la zona perjudicada. Llegados aquí, puede ser precisa precisa la prescripción facultativa de antiinflamatorios y/o calmantes para reducir la hinchazón de la zona y de este modo aliviar el dolor.

  • Fármacos condroprotectores

Son los únicos fármacos concretos para tratar la artrosis en un largo plazo por el hecho de que actúan de forma directa sobre la articulación perjudicada.

No solo calman el dolor y mejoran la movilidad, sino se está probando que tienen capacidad para agredir la enfermedad de raíz, ralentizando el deterioro de la articulación. Entre ellos podemos encontrar medicamentos como el condroitín sulfato, el sulfato de glucosamina y el ácido hialurónico.

Nuestros servicios de fisioterapia en León para artrosis de rodilla contemplan:

  • Período agudo: crioterapia, contracción estática del cuadríceps .
  • Período subagudo: contracciones isométricas del cuadríceps y de los demás músculos de la rodilla, movilizaciones autoactiva y activa asistida, postura progresivas de reducción de flexum, marcha con buena estabilidad, hidroterapia.
  • Período de remisión: termoterapia, electroterapia, masoterapia muscular, movilizaciones activas, hidroterapia, fortalecimiento muscular, reeducación de marcha, ergoterapia.

Artrosis de Rodilla en León a Domicilio

Nombre (*)

Teléfono (*)

Email (*)

¿Qué tratamiento necesitas? (requerido)

Mensaje