FRACTURA DE BENNETT LEÓN

La Fractura de Bennet no es una fractura muy usual y el resultado de su tratamiento no siempre resulta alentador. Su principal complicación es la rigidez que pueden presentar: consolidación viciosa, adherencias tendinosas, infecciones, pseudoartrosis, etcétera, que pueden producir una restricción funcional fundamental.

  • Evita desplazamientos y esperas innecesarias para atender tu fractura de Bennett.

  • Nos adaptamos a tu agenda y horario, no tu a los nuestros.

  • Servicios para fracturas de Bennett con personal altamente cualificado.

  • Atención personalizada, sin número mínimo de sesiones.

fractura de Bennett en León

Tratamiento para fractura de Bennett en la ciudad de León

La fractura-dislocación de Bennett, es una lesión difícil e inestable dada por un trazo oblicuo en la base del primer metacarpiano que divide a este hueso en 2 fragmentos:

  1. Uno pequeño, cuneiforme (triangular), intraarticular y anterointerno, que continúa en su sitio anatómico por estar firmemente unido al trapecio por el tendón oblicuo palmar.
  2. El otro fragmento corresponde al resto del metacarpiano y se desplaza cara atrás, arriba y afuera por acción de los músculos extensores y del abductor largo del pulgar.

Nuestro tratamiento para fractura de Bennett

Las fracturas de la base de los metacarpianos son generalmente tratadas de forma conservadora. La fractura de Bennett es una salvedad a esta regla ya que la reducción acostumbra a ser inestable. La conformación de la superficie articular del trapecio hace que el metacarpiano se vuelva a mover al faltarle el soporte que da el fragmento cuneiforme.

El espacio que queda entre los fragmentos es ocupado por un callo y esto trae una serie de perturbaciones estructurales que tienen como resultado una zona inestable que podría ser lesionada de nuevo con sencillez y, por otro lado, la deformidad permanente de la articulación conduce a osteoartrosis.

¿Qué técnicas existen para tratar la fractura de Bennett?

  • Reducción cerrada traccionando el pulgar

Siguiendo el eje del radio, para reducir la dislocación, al mismo tiempo que realizamos una presión sobre la base del metacarpiano se coloca un yeso antebraquiopalmar, incluyendo la primera falange del pulgar y modelándolo a nivel de la base. Tras la reducción se procede a la fijación percutánea, intraarticular o extraarticular, con alambres de Kirschner y después el enyesado.

  • Reducción abierta con cirugía y fijación con alambres de kirschner

Con esta técnica el paciente puede movilizar la mano si la reducción es estable logrando una reducción anatómica con una visión de la lesión. Por otro lado se pueden arreglar los tendones lesionados para evitar futuros cuadros de inestabilidad y dolor.

  • Reducción a través de osteosíntesis

Ligeramente invasiva con tornillos canulados de 3mm. Después de una reducción cerrada y estabilizada con alambres de Kirschner.

  • Tratamiento ortésico

Da estabilidad para lesiones en la base del pulgar en la articulación CMC, como fracturas de Bennett o fracturas de Rolando, para estabilizar una articulación dolorosa CMC. Resulta útil para todas las lesiones en el pulgar, como las fracturas del complejo de Bennett o Rolando, fracturas de escafoides, y otras lesiones óseas del carpo.

Recomendable para las fracturas de radio distal o cúbito distal, fracturas de Colles, Salter-Harris muñeca pediátrica y lesiones del antebrazo.

Causas principales de la Fractura de Bennett

Cuando se pretende dar un golpe con el puño, de manera que la totalidad de la fuerza incide en el pulgar doblado, en vez de en el puño, en consecuencia se transmite la energía a lo largo del primer metacarpiano. También como consecuencia de una caída sobre el borde radial de la mano, lo que fuerza el pulgar en aducción.

Acostumbra a presentarse tras accidentes de tráfico (sobre todo frontales), en ciertos atletas (corredores, cuando abrazan el manillar) a consecuencia de un politraumatismo, en los dos casos a consecuencia de un golpe o caída.

La Fractura de Bennett se da en mayor grado en pacientes varones, de entre 15 y 45 años de edad, en un porcentaje muy elevado la mano más perjudicada es la derecha, con dolor intensísimo, impotencia funcional, y edema en la zona, a lo que se añade la deformación de la raíz del dedo producida por el desplazamiento y la angulación que resultan de la tracción muscular.

Diagnóstico para la Fractura de Bennett

Para el estudio de la Fractura de Bennet (para cualquier fractura de metacarpianos) se deben incluir las proyecciones de frente, perfil y oblicua.

WhatsApp chat